HomeUncategorized¿Cuándo caduca una cédula de habitabilidad?

¿Cuándo caduca una cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad es un documento de gran importancia, debido a que es el que acredita que una vivienda reúne todos los requisitos, tanto técnicos como higiénicos y sanitarios, que se requieren para ser habitable. Es lo que indica que la propiedad puede ser habitada, vendida o alquilada. En esta ocasión, hablaremos en particular de la caducidad de la cédula de habitabilidad, cuándo se produce y qué es lo que hay que hacer en ese caso.

¿Cuál es la vigencia de la cédula de habitabilidad?

Toda cédula de habitabilidad tiene una vigencia determinada. Esta depende particularmente de cada Comunidad Autónoma, por lo que su plazo de duración puede ser diferente en cada territorio. Lo más frecuente es que su vigencia sea de 15 años, pero eso va a depender también de la fecha en que la cédula se haya emitido. 

Para entender la vigencia, es importante pensar en los dos tipos de cédulas que podemos encontrar. En el caso de las cédulas de primera ocupación, la vigencia ha sido de 10 años para aquellas otorgadas antes del año 2004, por lo que el período de caducidad ya se ha superado hace tiempo. En los casos de las que fueron entregadas entre 2004 y 2012, la vigencia es de 15 años. En los casos de las cédulas de primera ocupación que fueron emitidas posteriormente a 2012, la vigencia se ha alargado a 25 años.

Por otra parte, para las cédulas de segunda ocupación y rehabilitación, la vigencia general es de 15 años. No obstante, en este caso, va a depender, como se dijo anteriormente, de la Comunidad Autónoma. Esta diferencia tiene que ver con que, para los casos de primera ocupación, se suele exigir a los edificios mayores garantías. Esto hace que sea esperable que las viviendas o propiedades se puedan mantener en buenas condiciones por un período de tiempo mayor. 

¿Cuándo se debe renovar la cédula de habitabilidad?

A veces, no se tiene certeza respecto de la fecha en la que la cédula de habitabilidad fue emitida y, por tanto, de cuándo caduca. Si lo que se quiere es saber si la propiedad necesita de la renovación de la cédula, lo que se debe hacer es consultar en el organismo que completa por el estado de esta, para poder acceder a toda la información respectiva y necesaria. Es consultando al organismo que se va a poder tener la información necesaria respecto de si la cédula está todavía vigente y cuándo caduca.

¿Cómo es la renovación de la cédula de habitabilidad?

Si al momento de consultar se ha constatado que la cédula de habitabilidad sigue vigente, solamente se va a necesitar solicitar el duplicado. Para ello, hay que pagar una tasa que se indica en el momento, aunque no en todos los casos la tasa corresponde. En caso de que la cédula no exista o que ya haya caducado, lo que hay que hacer es realizar una certificación de habitabilidad nueva. Esta es llevada a cabo por un técnico competente, que suele ser arquitecto o arquitecto técnico, y que es la persona que va a poder evaluar si la propiedad cumple con las condiciones necesarias y con las reglamentaciones vigentes al respecto. Por otro lado, es probable que a la certificación se deba añadir otra que garantice la seguridad y la solidez de la propiedad, como así también la garantía y certeza de que esta ha sido construida dentro de la legalidad de lo que está establecido en el momento para viviendas u otras propiedades.

¿En qué contextos es necesaria la cédula de habitabilidad?

Ya hemos visto cuándo caduca una cédula de habitabilidad y qué es lo que hay que hacer en caso de que ese momento llegue. No obstante, es importante conocer más sobre la importancia de esta certificación. Al respecto, lo primero que podemos decir es que se trata de un documento que certifica que la vivienda efectivamente reúne las condiciones de habitabilidad mínimas que se exigen legalmente para su uso. En este sentido, la cédula de habitabilidad se necesita cuando se quiere vender o alquilar una propiedad, como así también cuando se tiene que dar alta en servicios tales como la luz, el agua o el gas.

Algo que es importante destacar es que este trámite no es necesario en todas las Comunidades Autónomas. Es importante que, en cada caso, se consulten los requisitos vinculados con la Comunidad en la que se encuentra la propiedad. 

¿Cómo adquirir la cédula de habitabilidad?

Para poder tramitar la cédula de habitabilidad es necesario contratar el servicio de un arquitecto profesional o de un aparejador colegiado. Es el profesional el que se encargará de visitar la propiedad para poder evaluar si esta cumple con los requisitos específicos que son solicitados por la Comunidad Autónoma de cada caso en particular. 

Una vez que el profesional ha concluido la inspección de la propiedad, emite un certificado que visará el Colegio de Arquitectos. Es un certificado que es presentado en la autoridad competente, que es la que luego va a expedir la cédula de habitabilidad. Si bien esto va a depender del tiempo de cada entidad, el trámite completo puede demorar hasta tres meses. Hay que tener en cuenta que, en algunas comunidades, es posible reemplazar este certificado por una declaración responsable. 

También es importante tener en cuenta que, en caso de que el documento se pierda, no es necesario volver a tramitarlo, debido a que se trata de un documento público. Lo único que hay que hacer en este caso es acudir a la autoridad competente con la que se llevó a cabo la cédula de habitabilidad original para pedir allí el duplicado. También se puede solicitar siendo arrendatario. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies