HomeCédulas de HabitabilidadDiferencia entre cédula de habitabilidad de primera y de segunda ocupación

Diferencia entre cédula de habitabilidad de primera y de segunda ocupación

A la hora de adquirir una vivienda, uno de los documentos administrativos más importantes es la cédula de habitabilidad. Lo que hace este documento es ratificar que una vivienda reúne las condiciones básicas para poder ser habitada por una persona. Ello, apoyándose en criterios de solidez, de higiene y de salubridad. En la actualidad, existen dos tipos de cédula de habitabilidad: la cédula de primera ocupación y la de segunda ocupación. A continuación, veremos todo lo que hay que saber al respecto.

¿Qué es la cédula de habitabilidad?

Lo primero que hay que hacer es conocer de qué hablamos. La cédula de habitabilidad es definida como el documento que certifica la legalidad de una vivienda. Es algo que debe ser gestionado por un arquitecto o aparejador, que es quien comprueba que el inmueble reúne una serie de requisitos fundamentales. Estos requisitos están vinculados a la superficie útil, al equipamiento, entre otras cosas.

Los requisitos que se deban cumplir para obtener la cédula de habitabilidad dependen de cada Comunidad Autónoma en particular. La superficie útil y la distribución del espacio son algunos de los criterios más importantes que se consideran en este sentido. Pero, además, la vivienda debe cumplir con una altura mínima. También es frecuente que se exija que el inmueble aparezca en el Catastro como destinado a un uso de habitación.

Los tipos de cédula de habitabilidad

Actualmente, podemos hablar de dos grandes tipos de cédula de habitabilidad. La que se deba obtener en cada caso dependerá del uso que se ha dado a la propiedad y de la antigüedad de esta. Estos tipos son:

  • La cédula de habitabilidad de primera ocupación
  • La cédula de habitabilidad de segunda ocupación

¿Qué es la cédula de habitabilidad de primera ocupación?

Es la que se debe solicitar para las viviendas que nunca han tenido una cédula en este sentido. Es el tipo de cédula que debe verificar las condiciones de habitabilidad de la vivienda antes de ser usada por una persona. Siendo un documento que deben solicitar particularmente las viviendas de nueva construcción.

¿Qué se necesita para obtenerla?

Para poder obtener esta cédula, toda vivienda debe cumplir con las condiciones de habitabilidad solicitadas por la Comunidad Autónoma en la que se encuentra radicada. Estas condiciones se van modificando y actualizando con el paso del tiempo. Las normativas de habitabilidad que se deben cumplir son las que se encuentran vigentes al momento de solicitar la licencia de obras.

En lo que respecta a la documentación necesaria, lo que se suele necesitar es el certificado final de obra nueva firmado por un arquitecto y visado por el Colegio Oficial de Arquitectos correspondiente. También se necesitan los certificados de las compañías de suministros que puedan garantizar el abastecimiento de electricidad y agua para la propiedad. Se va a necesitar una Declaración de Obra Nueva otorgada por un Notario e inscrita en el Registro de la Propiedad. Finalmente, se va a necesitar el impreso de Solicitud de Alta en el Catastro.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que, cuando se legaliza una vivienda, se convierte en una vivienda nueva. Por eso, es una propiedad que debe obtener la cédula de habitabilidad de primera ocupación. Las exigencias para las propiedades legalizadas suelen ser las mismas que en los casos de viviendas nuevas, aunque es posible que existan ciertas excepciones y cambios. En estos casos, se debe presentar un expediente de legalización con todas las exigencias solicitadas por el Ayuntamiento en cuestión. En caso de que la vivienda no cumpla todas las condiciones, será necesario llevar a cabo unas reformas.

¿Qué es la cédula de habitabilidad de segunda ocupación?

Respecto de la cédula de habitabilidad de segunda ocupación, podemos decir que es uno de los casos más habituales actualmente. Se trata de la cédula que deben necesariamente solicitar las viviendas ya existentes una vez que la de primera ocupación ha caducado. Otra forma de entenderla es como una renovación de la cédula de habitabilidad. Es algo que se suele pedir cuando se intenta dar de alta un servicio de agua o de electricidad. Pero también se pide cuando una persona decide poner la vivienda en venta o en alquiler.

¿Qué requisitos tiene?

Los requisitos de la cédula de habitabilidad de segunda ocupación no son mayores a los solicitados en el primer caso. La vivienda debe cumplir con la normativa de habitabilidad vigente cuando fue construida, por lo que no es necesario hacer reformas.  En lo que refiere a la documentación solicitada, se pide el certificado de habitabilidad de la vivienda firmado por un arquitecto. Lo que es importante destacar es que, en general, no es necesario que el documento sea visado por el Colegio de Arquitectos.

¿Cómo es la vigencia de la cédula de habitabilidad?

Hay que tener en cuenta que la cédula de habitabilidad tiene una vigencia determinada, que depende de cada Comunidad Autónoma en particular. Esta suele ser de 15 años, aunque va a depender de la fecha en que la cédula inicial se haya otorgado. En las cédulas de habitabilidad de primera ocupación, en el caso de las otorgadas antes del año 2004, esta suele ser de 10 años. Las que fueron entregadas entre 2004 y 2012, tienen una vigencia de 15 años. Las posteriores a 2012 llegan a una vigencia de 25 años. Finalmente, las cédulas de habitabilidad de segunda ocupación y rehabilitación tienen una vigencia de 15 años.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies