HomeLicencia de obras¿Qué diferencia existe entre el ICIO y la licencia de obra?

¿Qué diferencia existe entre el ICIO y la licencia de obra?

A la hora de llevar a cabo una obra en una edificación, uno de los puntos más importantes a tener en consideración son las licencias y permisos que hay que obtener. Sin embargo, la diversidad de opciones en la actualidad dentro de las administraciones gubernamentales puede ocasionar que esto sea algo complejo de entender. Por eso, en este caso vamos a enfocarnos en la diferencia entre ICIO y licencia de obra, para que puedas entender un poco mejor los procesos.

¿En qué consiste el ICIO?

Cuando hablamos de ICIO, estamos haciendo referencia al Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras. Se trata de un impuesto de titularidad municipal y su aplicación es competencia directa de los ayuntamientos en particular. Este impuesto es regulado a partir de lo dispuesto en el Real Decreto Legislativo 2/2004, del 5 de marzo, que aprobó el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.

Cabe destacar que el ICIO es un impuesto no periódico e indirecto. Esto quiere decir que grava cualquier construcción, obra o instalación que se lleve a cabo en un inmueble para la que se necesite una licencia de obras o urbanística, tanto si esa licencia ha sido o no obtenida. En otros términos, el ICIO va dirigido a todas aquellas personas que realicen las obras, que soliciten la licencia de obras en particular o que declaren actuaciones ante el Ayuntamiento correspondiente en calidad de sustitutos.

La diferencia entre ICIO y licencia de obra

Teniendo en cuenta lo mencionado con anterioridad, podemos decir que la diferencia entre ICIO y licencia de obra radica en que ICIO hace referencia a un impuesto municipal que se aplica a las obras, instalaciones y construcciones que se realizan en el interior de un municipio, mientras que la licencia de obra es un permiso o una autorización que el ayuntamiento otorga y que habilita a realizar las construcciones en un determinado lugar.

  • Otro aspecto a destacar es que el ICIO es un impuesto que recae sobre el titular de la obra. Su principal objetivo es financiar los gastos municipales vinculados con la urbanización y desarrollo.
  • Por el contrario, la licencia de obra implica que el solicitante presente determinada documentación y pague las tasas correspondientes que son establecidas por el municipio.

¿Cómo es el pago del ICIO?

Hemos hablado previamente del pago del ICIO. Para profundizar en este sentido, podemos afirmar que es una carga que puede recaer en el dueño de la vivienda, en caso de que sea quien lleva a cabo la construcción, o también en el dueño de la obra que es realizada. Si se tratase de este último caso, el profesional contratado para llevar a cabo la obra tiene la opción de pedir al propietario de la vivienda que este proceda a reembolsar el importe comprendido en el impuesto.

También hemos explicado que se trata de un impuesto no periódico y objetivo. Por esto, el ICIO se abona en el momento que inician las obras en particular. Una vez que la persona a cargo ya ha obtenido la licencia de obra, tiene un plazo de 30 días máximos del decreto de aprobación para abonar este impuesto.

Además, una vez que se ha finalizado la construcción o la obra en particular, y cuando ya se cuenta con su coste real, el Ayuntamiento correspondiente puede modificar la base imponible, practicando la liquidación definitiva y exigiendo o reintegrando el dinero correspondiente, de acuerdo con cada caso.

¿Qué exenciones aplican al ICIO y no a la licencia de obra?

Como hemos dicho, hay una gran diferencia entre ICIO y licencia de obra, a pesar de que son conceptos que van juntos, debido a que ambos son necesarios para poder llevar a cabo construcciones, reformas o instalaciones. Al tratarse de un impuesto y no de un permiso, el ICIO posee también algunas exenciones que es importante tener en cuenta.

Dichas exenciones son dos y son obligatorias:

  • Por un lado, la aplicable a las Administraciones públicas.
  • Por otro, las exenciones aplicables a la Iglesia católica.

Por otra parte, cabe destacar que, si bien es cierto que se trata de un impuesto vigente a nivel nacional en toda España, cada ciudad o comunidad tiene sus propios requisitos y bonificaciones a la hora de gestionar este impuesto en particular. Si lo que se quiere es conocer las particularidades de cada comunidad autónoma, lo que se puede hacer es ingresar a la sede electrónica de cada una de ellas, pudiendo obtener allí información sobre cómo se tramita este impuesto, como así también todo lo vinculado a la obtención de la licencia de obra.

¿Cómo calcular el ICIO?

Finalmente, para acabar de comprender cómo el ICIO funciona y la diferencia entre ICIO y licencia de obra, queremos contarte ahora cómo se calcula el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras. Lo que se debe tener en cuenta en este sentido es la base imponible, como así también la cuota y el tipo de gravamen. La base es el coste real y efectivo de la construcción, mientras que la cuota es el resultado de aplicar a la base el tipo de gravamen. Por eso, el tipo de gravamen, por su parte, es el que se haya establecido en la ordenanza fiscal aprobada en cada ayuntamiento en particular. Hay que tener en cuenta que, legalmente, dicho gravamen no puede superar el 4%.

En GMS Arquitectura somos una empresa conformada por un equipo de arquitectos y arquitectos técnicos, nacida en 2004. Efectuamos distintos proyectos de arquitectura y peritaje, incluyendo servicios que van desde la proyección de las obras hasta los trámites administrativos requeridos en cada caso. Contáctanos y entérate de qué forma podemos ayudarte.

Rate this post